Monday, February 26, 2007

ESPECIAL OSCAR 2007

El "Oscar honorífico" de Scorsese


- El veterano director obtuvo el reconocimiento esperado durante tantos años


- "El laberinto del fauno" sumó un éxito agridulce con tres Oscar, pero sin el de mejor película de habla no inglesa


- Tres españoles lograron llevarse un Oscar: Pilar Revuelta, por la dirección artística de "El laberinto del fauno"; y David Martí y Montse Ribé por el maquillaje del mismo film


- Al Gore fue otro de los grandes triunfadores de la noche. Su documental "Una verdad incómoda", se llevó dos Oscar


- Fracasos de "Dreamgirls" (2 Oscar) y "Babel" (1 oscar)


PALMARÉS DE LA CEREMONIA
MEJOR PELÍCULA: "INFILTRADOS"
MEJOR DIRECTOR: Martin Scorsese "Infiltrados"

MEJOR ACTOR PROTAGONISTA:Forest Whitaker "The last king of Scotland"
MEJOR ACTRIZ PROTAGONISTA:Helen Mirren "The Queen"
MEJOR ACTOR SECUNDARIO: Alan Arkin "Pequeña Miss Sunshine"
MEJOR ACTRIZ SECUNDARIA: Jennifer Hudson "Dreamgirls"
MEJOR GUIÓN ORIGINAL: "Pequeña Miss Sunshine"
MEJOR GUIÓN ADAPTADO: "Infiltrados"
MEJOR PELÍCULA DE HABLA NO INGLESA: "La vida de los otros" (Alemania)
MEJOR PELÍCULA DE ANIMACIÓN:"Happy feet"
MEJOR DIRECCIÓN ARTÍSTICA: Eugenio Caballero y Pilar Revuelta "El laberinto del fauno"
MEJOR FOTOGRAFÍA: Guillermo Navarro "El laberinto del fauno"
MEJOR VESTUARIO: "Maria Antonieta"
MEJOR MONTAJE: "Infiltrados"
MEJOR MAQUILLAJE:David Martí y Montse Ribé "El laberinto del fauno"
MEJOR BANDA SONORA: Gustavo Santaolalla "Babel"
MEJOR CANCIÓN: "I Need to Wake Up" - UNA VERDAD INCÓMODA
MEJOR SONIDO: "Dreamgirls"
MEJOR MONTAJE DE SONIDO: "Letters from Iwo Jima"
MEJORES EFECTOS ESPECIALES: "Piratas del Caribe 2"
MEJOR PELÍCULA DOCUMENTAL: "Una verdad incómoda"
MEJOR CORTOMETRAJE FICCIÓN:"West Bank Story"
MEJOR CORTO DE ANIMACIÓN: "The danish poet"
MEJOR CORTO DOCUMENTAL"The blood of Zingzhou district"

Tras largos años de desesperación, por fin a Scorsese ya no le preguntarán por qué la Academia no le da un Oscar. Ayer, la Academia quiso rendir cuentas ante el cineasta y no dudaron en convertirlo en el gran triunfador de la noche. Atrás parecían quedar los desaires que la Academia siempre ha brindado a Scorsese, y sus seguidores por fin le pudieron contemplar con un Oscar en sus manos. Si parecía cantado que finalmente este año el Oscar al mejor director iba a caer de su lado, los académicos quisieron cerrar la noche homenajeando también a Scorsese con el Oscar a la mejor película.
Desde luego, la pugna ha sido altísima, y hasta tres films parecían tener grandes posibilidades para lograr la estatuilla más preciada. Pero parecía claro también que si la Academia había decidido por fin rendir el homenaje necesario a Scorsese, el Oscar para "Infiltrados" era inevitable. De ahí que el regusto que puede quedar del resultado final es que "Infiltrados" ha ganado el Oscar a la mejor película más por completar la fiesta dedicada a Scorsese que por los propios méritos del film, aunque no ha habido ninguna película este año que haya logrado una unanimidad clara. Las otras dos fuertes rivales, "Pequeña Miss Sunshine" y "Babel" tampoco habían logrado el respaldo definitivo. "Pequeña Miss Sunshine" parecía una película demasiado pequeña para tan grande honor. Y eso que el film independiente venía de ganar solo veinticuatro horas antes el César a la mejor película de habla no inglesa y de arrasar en los Independent Spirit Awards, los premios del cine independiente norteamericanos. "Babel", por otro lado, sólo venía respaldada por el Globo de Oro y el cruce de historias no logró cuajar en la alfombra roja. "Infiltrados" llegaba al Oscar como un remake de una cinta asiática, pero venía firmada por Scorsese y presentaba rostros tan populares como los de Di Caprio, Whalberg o Nicholson. Valores suficientes como para ensalzar un film que, con otros nombres, quizá habría pasado más desapercibida.
Pero era la noche de Scorsese, y su fiesta fue redonda. Esta vez la voz de Jack Nicholson no levantó de un susto a toda la platea a diferencia del año anterior y ni "Pequeña Miss Sunshine" ni "Babel" lograron amargar el dulce a Scorsese. Lo que se vivió en el escenario del Kodak Theatre de Los Ángeles fue la escenografía clara de un encuentro esperado demasiado tiempo: el del director Scorsese con la propia Academia.
El reconocimiento al veterano director pareció claro desde el momento de conocer los presentadores del Oscar a la mejor dirección. George Lucas, Francis Ford Coppola y Steven Spielberg se habían reunido para cerrar una foto con el cuarto invitado que parecía previsible. La Academia quería un genial encuentro. Se había esperado mucho tiempo el momento en el que Scorsese iba a recibir el Oscar y se diseñó todo para que el momento fuera histórico. And the Oscar goes to... Fue para quien se esperaba. Martin temblaba. Todo parecía un sueño demasiado irreal. Tantos años de espera al fin recompensados en un momento de absoluto homenaje. "Estoy sobrecogido por este honor, estoy muy conmovido. Tanta gente me deseó este premio en todos estos años, me lo mencionaban en la calle, en el ascensor... gracias a todos, esto es para ustedes»
La felicidad asomaba en su rostro. El Oscar se había convertido casi en una obsesión. La Academia no quiso alargar más un reconocimiento que tarde o temprano debía darse. Por ello, el Oscar de Scorsese es casi un Oscar honorífico adelantado, que no sólo premia su trabajo en "Infiltrados", sino también su larga y destacada filmografía. Las víctimas de este homenaje fueron "Babel" y "Pequeña Miss Sunshine" que vieron como fueron las invitadas indeseadas a una fiesta con nombre y apellidos propios.

Éxito agridulce del fauno
La noche de los Oscar comenzó de manera inmejorable para "El laberinto del fauno" y para las opciones españolas. En los dos primeros premios repartidos, la película de Guillermo del Toro se alzó con los Oscar a la mejor dirección artística y mejor maquillaje. De este modo, tres españoles conseguían de forma consecutiva un Oscar. Pilar Revuelta se veía emocionada junto a su compañero de trabajo mexicano Eugenio Caballero recogiendo el Oscar de manos de Nicole Kidman. Unos minutos después, David Martí y Montse Ribé recogían de forma muy merecida su Oscar por el estupendo maquillaje en el film de Del Toro. Se había vaticinado una gran noche para "El laberinto del fauno", reforzado por el Oscar a la mejor fotografía que de forma sorpresiva fue a parar a Guillermo Navarro, en defecto de otro mexicano, Emmanuel Lubecky, que partía como favorito por su excelente trabajo en "Hijos de los hombres", del también mexicano Alfonso Cuarón. Una vez obtenida la renta de tres oscar, la noche parecía encaminarse hacia el casi pleno, pero las otras tres opciones fallaron. Si se daba por hecho la derrota en las categorías de mejor guión original o mejor banda sonora, no lo era tanto la derrota en la categoría de mejor película de habla no inglesa, donde la brillante cinta alemana "La vida de los otros" lograba arrebatar el dulce a México, que todavía no ha conseguido ningún Oscar en esta categoría. El director del film, Florian Henckel-Donnersmarck, dio un salto en su butaca y se dirigió rápidamente al escenario. Guillermo de Toro, autor de la cinta, hubo de conformarse con ver el triunfo del fauno en su asiento, habiéndosele escapado el Oscar más importante de todos a los que aspiraba. Sin embargo, fue el segundo film más premiado de la noche, sólo superada por "Infiltrados", por lo que su éxito es indudable. Aunque se le escapara el oscar a la mejor cinta extranjera, Del Toro puede quedar satisfecho por haber logrado un éxito inimaginable hace tan sólo dos meses. Fue, de los tres amigos, el más premiado, ya que el film de Iñárritu sólo se llevó el Oscar a la mejor banda sonora y el del Cuarón se quedó sin ningún premio. La gran noche mexicana y latina al final no tuvo el éxito que sí se logró en las nominaciones.




Suerte desigual para los españoles
Si la noche para las opciones españolas también habían comenzado de forma inmejorable, la tristeza poco a poco se hizo latente. El primer fiasco de la noche llegó con el Oscar al mejor cortometraje, donde estaban nominados dos cortos españoles. Al final, el premio se lo llevó "West Bank Story", en detrimento de Borja Cobeaga y, sobre todo, de un Javier Fesser que con su "Binta y la gran idea" se había eregido como el gran favorito de la categoría. Tiempo después, el turolense Guillermo Navarrete perdía su primera opción de Oscar en la categoría de mejor banda sonora, ya que en voz de Penélope Cruz se anunció que el ganador volvía ser por segundo año consecutivo el argentino Gustavo Santaolalla, por "Babel", único premio que recibió el film de Iñárritu. Santaolalla logró el año pasado su premio por "Brokeback Mountain". Por último, Penélope Cruz, tal como auguraban las quinielas, también se quedó sin premio a la mejor actriz. En el recuento, tres españoles de los siete nominados lograron el Oscar, convirtiendo al 2006 en la edición de estos premios en los que más españoles han ganado la estatuilla. Sin embargo, la decepción de "El laberinto del fauno" en la categoría de mejor película de habla no inglesa y la más previsible derrota de Penélope Cruz amargaron una noche que, en principio, debía ser de absoluto éxtasis para nuestra industria cinematográfica.


Reyes de la noche
Por más que Penélope Cruz esté de sobresaliente en "Volver", si había lugar sólo para una Reina en la noche de los Oscar, el trono tenía dueña: Helen Mirren. La británica se llevó con suficiente holgura el Oscar más cantado de la noche. Lo mismo ocurrió con Forest Whitaker y su "The last king of Scotland". Ni siquiera el veterano Peter O´Toole logró desbancar al protagonista de "Bird", de Clint Eastwood. Penélope Cruz puede darse por satisfecha con su nominación para el Oscar, y aunque todos por un momento soñamos con el milagro, sabíamos que era imposible. Sin embrago, la rentabilidad de una nominación puede ser a veces mayor que la propia victoria. Un nuevo camino se ha abierto para la española. Como bien ha dicho ella, su proyecto con Woody Allen, y que le reencontrará con Javier Bardem, es fruto de su excelente interpretación en el film de Almodóvar. Además, ella mismo ha confesado que ya le están llegando nuevos proyectos y mucho más serios que los que había recibido hasta ahora. Se está viendo a Penélope Cruz de otro modo. Y eso siempre es beneficioso. Ya ha logrado difícil: que la tomen en serio. Si logra acertar con los papeles, una próxima nominación al Oscar, y tal vez victoria, quizá no estén muy lejos. En las categorías de secundarios, Jennifer Hudson logró alcanzar el cielo alzándose con el Oscar por "Dreamgirls". La única gran sorpresa de la noche fue en la categoría de mejor actor secundario, donde un ya veterano Alan Arkin logró arrebatar el Oscar al favorito Eddie Murphy. Una sorpresa que en un principio pudo presagiar una futura victoria de "Pequeña Miss Sunshine" y una derrota destacable de "Dreamgirls". Lo primero no ocurrió. Lo segundo, sí, ya que el musical de Bill Condon sólo se llevó el premio de actriz secundaria y sonido. La crueldad máxima llegó en la categoría de mejor canción, donde "Dreamgirls" contaba con tres de las cinco nominaciones, y al final acabó venciendo "I need to wake up", de la película documental "Una verdad incómoda". Si el desastre de "Dreamgirls" ya comenzó con su ausencia en la categoría de mejor película en las nominaciones, durante la noche, a pesar de ser la más nominada pasó bastante desapercibida.

El otro gran triunfador: Al Gore
El cine documental se ha hecho grande en los últimos años, aunque en esta edición el protagonismo de una de ellas ha sido sobresaliente. "Una verdad incómoda" se aupó con los dos Oscar a los que aspiraba (mejor película documental y mejor canción) y logró además convertir en máximo protagonista a uno de sus artífices: el político demócrata Al Gore. En una primera aparición junto a Leonardo Di Caprio, el político nombró esta edición de los Oscar como la primera edición de los Oscar y alentó sobre la necesidad de que el mundo se conciencie sobre el ecologismo. Con el Oscar ya en la mano, Al Gore reforzó su mensaje: "My fellow Americans, people all over the world, we need to solve the climate crisis. It's not a political issue, it's a moral issue. We have everything we need to get started, with the possible exception of the will to act, that's a renewable resource. Let's renew it." Al Gore incluso bromeó sobre la posibilidad de presentarse como pre-candidato demócrata a la Casa Blanca. Sus minutos de publicidad gratuita durante la ceremonia le sirvieron para reforzar su carisma y su simpatía en el ambiente de Hollywood. Y lo más importante: consiguió llevar su mensaje ecológico a la meca del cine. El éxito de sus efectos ya depende de nosotros mismos.


Una niña sin muñeca
Una pena lo de "Pequeña Miss Sunshine". Sí, logró dos Oscar, algo muy destacable para una película independiente, que además es comedia y que, hablando en serio, tampoco tiene una calidad sobresaliente. Pero "Pequeña Miss Sunshine" se había atesorado como el triunfo definitivo del cine independiente, que había dado el empujón a la puerta el año anterior con títulos como "Brokeback Mountain", "Buenas noches y buena suerte" o "Crash". Alan Arkin se llevó una recompensa, en mi opinión, algo desmesurada, pero al igual que Scorsese, justa tiempo después. La tristeza más absoluta me la llevo viendo a Abigail Breslin sentada en su butaca, toda emocionada viendo como Jennifer Hudson le ha quitado la estatuilla. La verdad es que en la categoría de actriz secundaria hubiera dado un Oscar a todas: a la japonesa Rinko Kikuchi que me maravilló en "Babel", a su compañera de reparto Adriana Barraza que es, sencillamente, increíble. Y por supuesto, a Blanchett (aunque ya tuvo el Oscar hace dos años y por eso ahí me muestro más complacido) y para Breslin. Pero también he de decir que "Dreamgirls" es "Dreamgirls" gracias a una Jennifer Hudson que se come (sin segundas) la pantalla, con una voz y una interpretación novel colosales. Ella lleva todo el peso del film y, sin duda, el Oscar es un reconocimiento más que merecido, además que refuerza el sueño de todos de no ser nadie a tocar el cielo. "Pequeña Miss Sunshine" se contentó con un Oscar al mejor guión original que yo le habría dado a Guillermo Arriaga, para dulcificar una relación ya rota.


Cartas sin correspondencia

Definitivamente, este no ha sido el año de Clint Eastwood. Sin el éxito esperado con "Banderas de nuestros padres", la Warner decidió volver a apostar por "Cartas desde Iwo Jima". La apuesta les salió mejor de lo esperado, ya que lograron que la película fuera nominada en la categoría reina de los Oscar, desplazando del quinteto a la entonces todoterreno "Dreamgirls". Incluso Eastwood volvió a lograr la nominación a mejor director, algo que tenía complicado dado que el gremio de directores le dio de espaldas en sus nominaciones. Pero esta vez, a diferencia de otros años, Eastwood montaba al caballo perdedor, y en su carrera en estos Oscar sólo logró llevarse el premio a los mejores efectos de sonido. Su mayor protagonismo lo adquirió con la entrega del premio honorífico al compositor italiano Ennio Morricone.

Otra de las supuestas sorpresas de la ceremonia (aunque nosotros apostamos por ella) fue la victoria de "Happy feet" en la categoría de mejor película de animación frente a la de Disney "Cars", que tampoco logró el Oscar a la mejor canción.

"Piratas del Caribe 2", por último, se llevó un único Oscar (mejores efectos visuales) cumpliendo también con el pronóstico. Ni siquiera la vuelta de Superman pudo cambiar el voto de los académicos.

Ellen Degeneres y las cuatro horas de ceremonia

"Si no fuera por los judíos, los negros y los gays, ¡qué sería de los Oscar!" La maestra de ceremonia, Ellen DeGeneres, se mantuvo correcta durante toda la ceremonia, ofreciendo un humor discreto pero acertado. Sin embargo, su actuación vino acusada por la extensa duración de la ceremonia, que este año volvió a acercarse a las cuatro horas. Además, algunos de los montajes fueron excesivamente largos y, desde mi punto de vista, la ceremonia no tuvo la agilidad y la frescura del año anterior.

OPINIÓN PERSONAL

Aunque ya he dejado caer algo en el resto del post, a continuación ofrezco de forma breve mi punto de vista sobre los premiados... ¡que para eso he estado dando la lata medio año!!! Mi favorita, nunca lo he negado, ha sido "Babel" y me desagrada mucho ver cómo han acabado Iñárritu y Arriaga, artífices AMBOS (en mayúscula) de una de las mejores trilogías del cine de los últimos años. "Babel" me parece el cierre extraordinario a una sucesión de films que indagan de forma milagrosa en las entrañas del hombre. La película logra destriparnos, sacarnos cualquier mínimo atisbo de emoción que podamos albergar dentro y exponer al hombre como una desequilibrada máquina de sentimientos. Creo que el Oscar a la mejor película hubiera sido el cierre perfecto a esta trilogía. Tampoco me hubiera desgrado el Oscar para "Pequeña Miss Sunshine". La película no me parece sobresaliente, pero hubiera elevado a las alturas un cine necesario dentro de la fábrica norteamericana acostumbrada más al "fast cinema" aburrido y vomitivo.

Pero ha ganado "Infiltrados" y aunque creo que este premio es el excendente de una celebración de homenaje a un director relegado del triunfo durante mucho tiempo, celebro que Scorsese haya logrado por fin su preciada estatuilla, aunque ello traiga un coste tan caro como ver a un film como "Infiltrados" coronarse como la mejor del año. Probablemente, el propio Scorsese se sentirá algo triste al ver que su máxima condecoración hasta el momento procede de un remake. Es decir, de una historia que no puede decantarse como suya.

Me alegro mucho por "El laberinto del fauno". La derrota en la categoría de mejor película de habla no inglesa no debe empañar un logro mayúsculo de un film que se merece cualquier halago. Hasta el Goya tendría que haberse llevado. Me alegro mucho por Del Toro, un tío con talento que espero Hollywood no le siga cegando tanto, ya que fuera de él es donde ha elaborado sus mejores films.

Enhorabuena a Penélope Cruz por su nominación y su nueva vida. Siento la ausencia de "Volver" en la categoría de mejor película de habla no inglesa, aunque es un necesario correctivo para un Almodóvar que ofreció su mala cara en los Goya y que, aunque no se merece la injusticia de no haber estado nominado para el Oscar, sí creo que merecía este desaire. Hay que ser más humide, Pedro. A pesar de todo, me sigues pareciendo extraordinario.

Le hubiera dado el Oscar a Ryan Gosling y a Rinko Kikuchi. También al turolense Navarrete. Creo que es un error volver a premiar a Santaolalla. Y me hubiera gustado también que "Hijos de los hombres" no se hubiera ido de vacío. El oscar a la mejor fotografía hubiera sido un justo premio de recompensa a un film que mereció mayor gloria.

2 Comments:

Blogger Juan said...

HOLAAA, TRAS LA RESACA, EL ANÁLISIS::
- El homenaje a Scorsese era una de las opciones más previsibles que se esperaban que se vivieran en la noche pasada. El reconocimiento a su talento por fin ha sido considerado en Hollywood este año. Fue el rey... y la reina... la Mirren, claro.
- Entre las perdedoras, nuestra Babel, Dreamgirls, The Queen, Cartas desde Iwo Jima,... y entre las esperadas que se irían sin nada: Diamante de sangre, Juegos secretos, El diablo viste de Prada, Diario de un escándalo,
- Sorpresas: La más inesperada, La vida de los otros como mejor película no-inglesa; Hijos de los hombres sin ser reconocida su fotografía, o Dreamgirls sin llevarse el OSCAR a la mejor canción original. Interesante fue ver como Eddie Murphy veía como la Academia se decantaba por elevar al veterano Alan Arkin.
- Fue la noche de los reconocimientos: Morricone, obvio, Scorsese, Mirren y Arkin vieron premiada su dilatada carrera profesional. Jennifer Hudson encumbrada en los laureles.
- El OSCAR a la banda sonora de Babel sabe a poco, lo mismo puede suceder con Cartas desde Iwo Jima,... pero era la noche del neoyorquino; tuvieron que replegarse a un homenaje necesario.
- Gran aceptación de Pequeña Miss Sunshine.

12:51 PM  
Blogger lina said...

Hola, quiero preguntarte si tu sabes en donde puede ver los premios Oscar del 2007 es decir la edicion 79.
Te agradezco si me ayudas

2:41 PM  

Post a Comment

<< Home


Contador Gratis